D_movilidad_activa.JPG

Entendemos la Movilidad Activa como esa capacidad que tenemos para desplazarnos usando el cuerpo, ya sea caminando u otros medios de transporte que aprovechen al ser humano como motor. Esta estrategia se enmarca dentro de una política integral que se fundamenta en la priorización de viajes no motorizados o de Movilidad Activa (a pie, en bicicleta y otros) seguido de los viajes en transporte público (colectivo y masivo) y el progresivo desestímulo a los viajes en transporte privado individual y su gestión hacia la eficiencia energética (carro compartido, vehículos impulsados por energías limpias, por ejemplo).

El Área Metropolitana del Valle de Aburrá promueve la Movilidad Activa con fundamento en seis importantes razones:

  1. Porque es benéfico para la salud de los ciudadanos metropolitanos

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, al menos un 60% de la población mundial no realiza el ejercicio necesario para obtener beneficios para su salud. Esto se debe en parte a la poca actividad física durante el tiempo de ocio y a un aumento de los comportamientos sedentarios durante las actividades laborales y domésticas. Si una persona recorre diariamente 18 minutos en bicicleta durante un año puede presentar un 28% menos de probabilidades de morir de causas asociadas a la inactividad física. En este sentido, incorporar actividad física, como caminar y utilizar la bicicleta, en la rutina diaria de movilidad genera importantes beneficios para la salud:



  1. Porque es amigable con nuestro ambiente

El aumento de los viajes en medios motorizados representa un preocupante incremento en las emisiones, por esto promover los hábitos de caminar y utilizar la bicicleta como modo de transporte, contribuye significativamente a mejorar la calidad del aire y a reducir los niveles de ruido en nuestro territorio.

 ¿Conoces los datos sobre las emisiones de CO2 emitidas por fuentes móviles en el Valle de Aburrá?

  • Las fuentes móviles generan 2.879.603 toneladas de emisiones de CO2 que representan el 70% de las emisiones totales en el Valle de Aburrá.
  • El 47% de las emisiones provienen de los viajes que se realizan en transporte motorizado privado (carro y moto).
  • En el Valle de Aburrá el 27% de los viajes se realizan en transporte motorizado privado (carro y moto).

 ¿Sabes cuántos gramos de CO2 emite una persona por viaje según el modo de transporte que utiliza?

  • En Bicicleta: 0 gr.
  • En Bus: 16 gr.
  • En carro particular: 229 gr.

*Fuente: Encuesta Origen-Destino 2017

  1. Porque es incluyente​

Andar en bicicleta es el acto más incluyente, pues la bicicleta permite que cualquier persona independientemente de su estrato social, poder adquisitivo o credo, se desplace con su propia energía de un origen a un destino. La equidad bajo la mirada de la bicicleta como medio de transporte, nos permite convertir la ciudad en un lugar de convergencia, empatía y generosidad con nuestros vecinos metropolitanos.

Además, el desarrollo de ciudades donde se estimula la movilidad de peatones y ciclistas, disminuye los obstáculos para éstos y permite que habiten la ciudad de una manera más sostenible e incluyente para toda la población.

 Movilidad_activa_urbana.JPG

  1. Porque es económico

Caminar y utilizar la bicicleta como modo de transporte pueden representar un importante ahorro en la economía de los habitantes del Valle de Aburrá. Según la publicación “De Caminar y Pedalear en Medellín", realizada en el año 2015 por la Secretaría de Cultura Ciudadana, la proyección del costo de un viaje es:

Automóvil: $17.000

Taxi: $8.841

Moto: $3.104

Metro: $2.300

Bus: $1.900

Bicicleta particular: $368

Bicicleta pública: $0

Caminata: $0

  1. Porque es la forma más eficiente de utilizar el espacio vial

Si se considera que un automóvil ocupa cerca de 9 m²  de espacio vial, es posible suponer que si la totalidad de los viajes que se realizan en hora pico en el Valle de Aburrá (665.000), fueran realizados en automóvil, se ocuparía el 108% de las vías principales. Lo anterior comprueba que es fundamental, desde la perspectiva de la congestión, promover la utilización de modos de transporte que requieran menos espacio. Caminar requiere 1 m², mientras la bicicleta ocupa cerca de 2 m².

 Movilidad_activa_felicidad.JPG

 

  1. Porque la Movilidad Activa nos hace felices

Cuando medimos la felicidad, se pretende dimensionar la calidad de vida vista desde el bienestar social, reconociendo el aspecto espiritual, emocional y racional del ser humano, más allá de su poder adquisitivo.

Las personas que utilizan su propia energía para moverse, manifiestan estar más felices con su vida que el promedio de personas que conducen o utilizan los modos motorizados para hacer sus recorridos. Esto puede atribuirse a que no gastan tiempo enfrascados en congestiones vehiculares, y pueden compartir con su familia, amigos o hacer lo que más les gusta.

Nacimos para movernos, no para ser transportados. Nacimos para usar nuestros cuerpos, para llevarnos a nosotros mismos a lo largo y ancho de la ciudad. Somos una especie que lleva un poco más de 300.000 años caminando.​

Utilizando la bicicleta o caminando como modo de transporte contribuimos a reducir la congestión, a mejorar la calidad del aire que respiramos, reducimos los niveles de ruido y ocupamos el espacio público de una mejor manera.

Usa tu energía, muévete por el territorio y disfruta de lo que el Área Metropolitana del Valle de Aburrá tiene para ti.


>