​Los ciudadanos metropolitanos, cada vez son más conscientes del impacto ambiental que provocan con las actividades que desarrollan. Avanzar en el desarrollo sostenible de la región es uno de los objetivos supremos que requieren esfuerzos a nivel económico, político y social.
 
Por ello, el PIGECA propone establecer un sistema de instrumentos económicos, que sean atractivos, aplicables a agentes, que motiven a individuos y organizaciones a prevenir y reducir emisiones contaminantes, mediante el fomento y el estímulo a la utilización de modos de transporte sostenible, la adopción de buenas prácticas, instalación de sistemas de control de emisiones, mejora de procesos, entre otras.

Lo anterior, se basará en el principio “contaminar cuesta”, que obliga a aquellos que contaminan a pagar por los daños que le ocasionan al medio ambiente. Con el objeto de alcanzar el propósito de neutralidad fiscal, se incorporarán medidas compensatorias de sus posibles efectos.
 
Se plantea desestimular las emisiones contaminantes, estableciendo sanciones y gravámenes a ciudadanos y empresas que utilicen medios de transporte con altas emisiones e industrias que incrementen o superen los límites de contaminación establecidos.
 
El objetivo del sistema de beneficios y cargas es cambiar los comportamientos ambientales de ciertos sectores económicos que están contaminando y afectando la calidad de vida de los ciudadanos.
>