D_Plan_maestro_movilidad_calle.jpg
Las grandes metrópoli se estructuran, en buena medida, según la forma en que los ciudadanos se mueven en su territorio. Su viabilidad también está marcada por la capacidad de innovación que logre articular sistemas más eficientes, social y económicamente hablando, y con la máxima reducción en los daños ambientales que permitan su sostenibilidad. 

En el caso del Valle de Aburrá, es cada vez más evidente la interdependencia entre los diez municipios que la conforman y la necesidad de pensar la movilidad como un tema común. El Área Metropolitana del Valle de Aburrá lo ha comprendido así y por eso lidera el tema de movilidad como hecho metropolitano y articula las entidades públicas y privadas para determinar los  planes, programas y obras que permitan el crecimiento dinámico y con futuro para la región. El Plan Maestro de Movilidad es un elemento clave para comprender el tema.

¿Cómo nos movemos?

Bajo este concepto actual de movilidad se permite abordar, de manera integral y detallada, los medios utilizados, la infraestructura existente, las motivaciones de los viajes, su origen y destino y se analizan los aspectos físicos, sociales, económicos y ambientales.

Un buen sistema de movilidad permite a los ciudadanos, comunidad y empresas acceder a la multiplicidad de servicios, equipamientos y oportunidades que ofrece la región. Es bien sabido que la satisfacción de estas necesidades debe favorecerse desde el sector público combinando de manera adecuada políticas de accesibilidad y de movilidad.

Políticas de accesibilidad: actúan desde el urbanismo, favoreciendo la adecuación de infraestructura, y los usos del suelo en condiciones de conectividad, de manera que se disminuyan en lo posible las necesidades de desplazarse a largas distancias.

Políticas de movilidad: actúan desde el transporte, ofreciendo, entre otros, sistemas de transporte público adecuados para las demandas que se generan. Las políticas de movilidad urbana no pueden ignorar la importancia del automóvil, y los desafíos que plantea s​​​u uso en las ciudades.  

Es por ello que desde el 2006 viene aplicándose en el Área Metropolitana, el Plan Maestro de Movilidad adoptado por Acuerdo Metropolitano No. 42 de 2007 y en el que se identifican los requerimientos de movilidad hasta el año 2020. Allí se establecen políticas, acciones, programas, proyectos e inversiones en infraestructura de transporte, espacio público y equipamientos colectivos con los que debe contar la región para garantizar el flujo y la movilidad en el territorio de las personas y los bienes.

Plan_maestro_movilidad_tranvia.jpg

Además permite orientar la toma de decisiones de las instituciones relacionadas con movilidad y espacio territorial, para mejorar la situación actual a través de la estructuración de un sistema racionalizado con especial énfasis en la integración modal e institucional, posibilitando la priorización de las inversiones en la infraestructura de transportes, su espacio público y sus equipamientos colectivos y estableciendo un proceso de planeamiento continuo e integral, que a su vez garantiza una mejor calidad de vida y aumenta la competitividad de la Región Metropolitana del Valle de Aburrá.

El Plan Maestro de Movilidad, pretende garantizar el flujo y la movilidad en el territorio de las personas, a través del mejoramiento de las condiciones de accesibilidad, permeabilidad, integración y articulación territorial de los municipios del Valle de Aburrá entre sí, con las subregiones vecinas, el Departamento, la Nación y los países vecinos.

Dentro de las aplicaciones del Plan, se realiza constantemente la encuesta origen y destino, con la cual se puede actualizar el modelo de transporte de la región y actualizar constantemente el Plan Maestro de Movilidad, que espera iniciar su socialización con la comunidad durante el 2019.

Lee el Plan Maestro de Movilidad 201​9​



>