Destacada-subdirecciones.jpg  


​Subdirección Ambiental

Una dependencia del Área tan presente como el aire, que está enfocada en el cuidado y protección, gestión, vigilancia, control, sanciones y seguimiento ambiental y de riesgo, para fortalecer los elementos que apoyen la función viable de todos los elementos naturales del Valle de Aburrá.

Con la articulación interinstitucional sobre la gestión de la calidad ambiental, el Área Metropolitana busca garantizar la sustentabilidad en el uso y aprovechamiento de los recursos naturales por parte de la sociedad metropolitana.  Y aunque la entidad es autoridad ambiental para el suelo urbano de los 10 municipios, la función no puede ser solo de control; el fomento de una cultura de apropiación y cuidado del territorio habitado constituye un necesario mensaje de corresponsabilidad y compromiso con las exigencias de sostenibilidad del Valle de Aburrá.

La deuda ambiental es histórica, y fenómenos como el cambio climático nos ponen en una carrera contra reloj que nos pide mediciones claras (encuestas y estudios), horizontes concertados (planes estratégicos) y mecanismos de control (con cultura de autorregulación) y un compromiso con el planeta y la biodiversidad que nos cohabita y debemos cuidar.  La Subdirección Ambiental orienta a sus actores relacionados -mesas, colectivos, instancias y dependencias- y se apoya en ellos para adelantar los procesos de formulación, seguimiento, evaluación y ejecución de políticas, planes, programas y proyectos ambientales relacionados con la gestión del recurso hídrico, la calidad del aire, la biodiversidad, el manejo de los residuos sólidos y la producción y el consumo sostenible, entre otros.

Esta Subdirección nos orienta en cada paso que damos como colectivo metropolitano para garantizar la preservación y conservación de los recursos naturales que cumplen funciones biológicas y ecológicas necesarias para perpetuar la existencia de las diferentes especies y del mismo ser humano.


Subdirección de movilidad

Una región que se mueve es una región viva, y la manera como nos movemos habla de la sanidad de ese sistema vascular, que se configura en todas las metrópolis modernas, como la movilidad urbana. La Subdirección de movilidad del Área Metropolitana del Valle de Aburrá parte de que toda acción humana implica movimiento o deriva en él, pero atiende que la mayor distancia y velocidad de esos desplazamientos no pueden dejar un saldo en rojo con las afectaciones ambientales que produce, si se acude desmedidamente a fuentes móviles -carros, motos, camiones de carga y volquetas- que utilizan combustibles contaminantes.

Por eso, esta Subdirección trabaja para que el mejoramiento, modernización e integración del transporte público, se acompañen de la promoción de alternativas de movilidad no motorizada, la organización de la logística de carga en el territorio y la conectividad de la infraestructura vial metropolitana, entre otros temas estratégicos que tiene en su agenda para consolidar una movilidad eficiente, equitativa, sustentable y segura. Un gran ejemplo para otras ciudades del país y muchas de Latinoamérica es la integración de los diferentes modos de transporte en el Valle de Aburrá, en el Sistema Integrado de transporte – SITVA, bajo el cual se fomenta también una cultura ciudadana responsable frente a sus decisiones de movilidad y desplazamiento por el territorio metropolitano, además de un desarrollo de sus comportamientos cívicos en el metro que ya se empiezan a extender por los otros medios de transporte.

Si la metrópoli del Valle de Aburrá debe ser apropiada por todos, esta Subdirección está orientada a que la promesa del transporte público tenga garantías en un sistema ágil, moderno, eficiente, seguro, cómodo, accesible y limpio, consolidando su transformación en aras de ofrecer un servicio sostenible. La prospectiva que la Subdirección de Movilidad busca transformando el modelo de ciudad hacia nuevos espacios para la movilidad activa, tendrá en un futuro más viajes en bicicleta y a pie, amables y seguros, y como lo pide la vida moderna con sistemas de información alimentados por encuestas, investigaciones, mediciones y planes como el de movilidad o el de la bicicleta, para tener estrategias que con certeza hagan nacer redes de infraestructura sostenible y usuarios que superen la barrera de la inseguridad subjetiva y objetiva asociada al tráfico vehicular.


Esta Subdirección coordina, entre otros programas, el sistema de bicicletas públicas EnCicla, el más innovador y exitoso proyecto de movilidad cero emisiones que tienen las grandes ciudades de Colombia; hoy en una fase de expansión por los 10 municipios, con amplio respaldo de la ciudadanía y que carga mucho del sentido de las nuevas apuestas de movilidad.

La Subdirección sabe que la movilidad en este Valle es tan compleja que trabaja sin descanso por complementarla con sistemas inteligentes, tableros de control y centros de coordinación que arrojan datos importantes sobre la calidad y uso de los medios de transporte, para nutrir así unos sistemas de información al servicio de la movilidad moderna y sostenible en el territorio. El recaudo inteligente, otro ejemplo, que se hace a través de la tarjeta Cívica, y que procura una región cada vez más integrada en sus modos de transporte locales para llegar a los metropolitanos e interregionales, siempre sensible con toda la dinámica económica que genera el movimiento de personas y mercancías en un territorio.


Subdirección de Planeación

Articula y coordina el desarrollo armónico, integrado y sustentable del Valle de Aburrá, potencializando las capacidades y esfuerzos de los municipios y demás actores que conforman el territorio, en pro de regular los fenómenos económicos, sociales, tecnológicos, ambientales, físicos, culturales, territoriales, políticos y administrativos, que afecten o impacten simultáneamente las variables que inciden en el desarrollo humano integral en clave de sostenibilidad ecosistémica.

Con la claridad de los diagnósticos y concertando los objetivos con los actores públicos y privados comprometidos, la Subdirección de Planeación elabora los planes estratégicos que determinan un modelo de ocupación, y que se formulan para ser incorporados en los planes de ordenamiento territorial de los municipios, al igual que en sus planes de desarrollo.

Todos ellos, planes que responderán, además, a las demandas de articulación regional y nacional, innovando con la polivalencia y conexión de centralidades metropolitanas y desarrollos locales que procuren la generación de una oferta significativa de equipamientos colectivos de diversa escala y de alta calidad urbanística.

El tejido de todos los planes es el verde que busca mantenerse en el equilibrio, conservación e incremento de las estructuras naturales, el cuidado del aire, el uso eficiente del suelo, la conservación de la flora, la fauna y el manejo del agua orientado por la cuenca de nuestro eje estructurante, el río Aburrá-Medellín. No habrá futuro en los planes si no se avanza hacia los territorios integrados inteligentes, con una destacada inclusión de la tecnología para incrementar el valor del conocimiento, por ejemplo, a través del portal de datos abiertos o la capacidad de soporte urbano-ambiental del territorio, una herramienta pionera en el país que determina el número máximo de personas que pueden habitar un territorio sin comprometer la disponibilidad y acceso de recursos naturales.

Una planeación que favorezca la gobernabilidad institucional y la gobernanza de la ciudadanía metropolitana.

Subdirección de cooperación y convenios

El Área Metropolitana del Valle de Aburrá gestiona cooperación nacional e internacional con el fin de acceder a recursos técnicos y financieros para apalancar los programas y proyectos estratégicos de impacto metropolitano. Desde la Subdirección de cooperación y convenios se busca promover y difundir los programas y proyectos en el escenario mundial, compartir experiencias, conocimientos y casos de éxito con entidades, instituciones, gobiernos, regiones, entre otros.

La gestión de cooperación nacional e internacional en el Área Metropolitana del Valle de Aburrá se orienta en la búsqueda, fortalecimiento y consolidación de alianzas de amistad con socios y aliados estratégicos del sector privado, sociedad civil, sector público y academia; que acompañen el desarrollo metropolitano del territorio contribuyendo a incrementar el índice de calidad de vida de su población.

Además, la Subdirección busca acceder a recursos técnicos y financieros por medio de convocatorias, convenios, expertos, pasantías, intercambios de conocimientos, becas, redes nacionales e internacionales, participación en premios y eventos, hermanamientos entre ciudades y memorandos de entendimiento.

El Valle de Aburrá tiene también, muchas pistas, innovación e ingenio para compartir desde sus experiencias de éxito, y avances en la solución de problemáticas complejas que hoy empiezan a ser vistos con interés por otros territorios que comparten problemáticas similares y que buscan que cooperemos con el mundo desde nuestro conocimiento.


Subdirección de seguridad y convivencia


La Subdirección de más reciente creación en el Área Metropolitana nació para fomentar una incluyente y participativa alianza cívico-institucional por la seguridad y la convivencia en los territorios integrados del Valle de Aburrá y su contexto de interdependencia, con lo departamental y nacional que coadyuve al fin del conflicto armado interno y a una sostenible transición hacia la reconciliación, reintegración, reparación y no-violencia.

La seguridad metropolitana requiere de gestión y articulación para mejorar el control territorial y el fortalecimiento de las autoridades legítimas en materia de seguridad, a través de instrumentos de medición, prevención y articulación tecnológica, buscando cualificar y equilibrar la gobernanza y la gobernabilidad de los territorios integrados del Valle de Aburrá mediante la unión de las administraciones municipales, la rama jurisdiccional y la comunidad, como actores fundamentales en la ejecución de acciones concertadas contra la criminalidad

El Territorio Integrado Inteligente es, sin duda, un territorio más seguro, por eso la inversión en infraestructura metropolitana de seguridad es un programa que busca por medio de herramientas tecnológicas, TIC y sistemas de información, procesos de seguridad de impacto metropolitano que fortalezca los procesos de Seguridad en Línea.

La ciudadanía metropolitana no es un sujeto pasivo que recibe la acción de las instituciones, la inversión que articula y coordina esta Subdirección en programas de educación y pedagogía social para los derechos humanos, la convivencia y la paz busca que cada ciudadano, a su vez, aporte en términos de convivencia, formándose, participando, denunciando y alentando el encuentro cívico en los equipamientos metropolitanos, en el uso responsable del espacio público para promover así la convivencia y los derechos humanos.


                                               
>