​​​

Con un entorno cada vez más contaminado, un acceso a los espacios naturales más restringido y una excesiva aceleración de las ciudades modernas, es realmente difícil lograr un vínculo más íntimo con la naturaleza. De ahí que sea indispensable recordar en cada momento, que vivimos en un territorio con una biodiversidad imponente, que el agua es fundamental y que protegerla es nuestra responsabilidad.

La es
trategia ambiental Plan Quebradas del Área Metropolitana del Valle de Aburrá es un instrumento de planificación y gestión del recurso hídrico que busca la recuperación integral de 19 microcuencas priorizadas en los diez municipios del territorio metropolitano y que hacen parte de la cuenca hidrográfica del río Aburrá-Medellín, compuesta por más de 100 quebradas.

Este proyecto es producto del trabajo articulado entre las entidades que pertenecen al convenio Nuestro Río: Gobernación de Antioquia, Corantioquia, Cornare, EPM, Metro de Medellín, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y las diez administraciones de los municipios que lo conforman: Bello, Barbosa, Girardota, Copacabana, Medellín, Caldas, Itagüí, Envigado, Sabaneta y La Estrella. Así, el Plan Quebradas se enmarca dentro de un concepto fundamental: educarnos para sanear y mantener las quebradas en buenas condiciones, habitadas por fauna silvestre y controladas para que no se obstruyan y representen riesgos de desbordamientos y desastres.


El agua, un tema para tomar... en serio.​

Siguiendo esta ruta, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá con el apoyo de todos los demás actores, decidió a mediados del 2016, intervenir las primeras 19 quebradas priorizadas, elegidas con la ayuda de los alcaldes de cada uno de los municipios. Esta operación ha trazado ciertos objetivos a corto plazo que incluyen la verificación de estudios y monitoreos previos; la identificación de los actores directamente relacionados e involucrados con la microcuenca; la identificación de las necesidades actuales de la cuenca en relación con vertimientos, suministro de agua y riesgo a la comunidad; la realización de acciones necesarias para la mitigación, conservación y protección de las microcuencas; y por último, la suscripción de acuerdos y convenios con los actores de las quebradas priorizadas, para articular acciones, aunar esfuerzos, recursos y voluntades que posibiliten dicha ejecución.

De esta forma, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá ha trabajado de la mano de los municipios, en diferentes actividades de cultura ambiental que incluyen jornadas de sensibilización, recorridos con la comunidad por algunos tramos de las microcuencas y agendas de educación ambiental construidas con la comunidad. Además, se han realizado tomas municipales enfocadas a la divulgación de avances en esta primera etapa del proyecto, con 940 ciudadanos movilizados que incluyen líderes sociales ambientales, miembros de las administraciones municipales, comunidad educativa, grupos juveniles y comunidad en general.

​El río Aburrá-Medellín es el eje articulador de nuestros 10 territorios y su restauración ecológica y la de sus quebradas afluentes es una gran misión que como Área Metropolitana decidimos asumir en pro del desarrollo sostenible ambiental, económico y social de la región. Es por eso que como primera etapa se ha hecho un diagnóstico del estado actual de cada una de las 19 quebradas priorizadas dentro de este plan estratégico y ha sido incluído en las fichas que se presentan a continuación. Un primer paso que marca la ruta de las acciones que se implementarán en adelante, en aras de revitalizar nuestro recurso hídrico.

Quebradas priorizadas

    >