​Caracol Gigante Africano, una plaga que vive en nuestro entorno


El caracol gigante africano (Achatina fulica) se encuentra entre las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo, debido a sus efectos negativos sobre la biodiversidad, la productividad y la salud pública, esto se debe principalmente a sus características fisiológicas y morfológicas que les confieren resistencia a variables ambientales.

Se encuentran en lugares con alta cantidad de residuos orgánicos como puntos de basura, escombros y heces fecales húmedas, creando un ambiente favorable para la reproducción. Pueden alimentarse de diferentes plantas, líquenes, materia orgánica en descomposición y heces de animales.

El Caracol Africano puede ser transportador mecánico de diferentes parásitos de interés en salud pública como Schistosoma mansoni, Trichuris spp., Hymenolepis spp, y Strongyloides spp, mediante manipulación directa con la baba, heces o mucosidades, contaminación de agua y de alimentos, causándole al ser humano y a los animales meningoencefalitis eosinofílica (sistema nervioso central) e ileocolitis eosinofílica (sistema gastrointestinal); entre otros.

En caso de encontrar o sospechar la presencia de estos caracoles africanos comunícate a la línea telefónica 3856000 o al correo electrónico: atencionasuario@metropol.gov.co, compartiendo algunas imágenes y la dirección, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá asignará un funcionario quien se encargará de atender la solicitud.  

​​