areas-protegidas-1.jpg
El SIMAP es el Sistema Metropolitano de Área Protegidas, el cual se concibe como una estrategia para la conservación de la diversidad biológica, los bienes y servicios ambientales y los valores socioculturales asociados en la región metropolitana del valle de Aburrá.

El Área Metropolitana del Valle de Aburrá, en calidad de autoridad ambiental, se dio a la tarea de estructurar un sistema que permitiera la recuperación, manejo y conservación de los ecosistemas estratégicos y otras áreas de importancia ambiental, dada las condiciones que establecen los siguientes instrumentos normativos y técnicos:
  • Constitución Política de Colombia de 1991
  • Ley 99 de 1993: Sistema Nacional Ambiental –SINA-
  • Ley 165 de 1994: Convención sobre Diversidad Biológica
  • Política Nacional de Biodiversidad de 1995
  • Ley 216 de 2003: Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial
  • CONPES 3680 de 2010
  • Decreto 2372 de 2010 (Compilado en el Decreto 1076 de 2015)
  • Política Nacional para la Gestión Integral de la Biodiversidad y sus Servicios Ecosistémicos –PNGIBSE- de 2012  
sinap.jpg 

Enmarcados en estos sistemas, los esfuerzos de las instituciones nacionales, regionales, departamentales, municipales, y locales, deberán buscar la forma de articularse con los diferentes subsistemas de gestión de áreas protegidas para la protección local y regional que existe en el territorio nacional, con el fin de identificar las potencialidades ambientales de estos ecosistemas y comprender la forma de insertarlas en las estrategias de planeación territorial, cumplir con la integración de dichos sistemas y con los siguientes objetivos generales:

  • “Asegurar la continuidad de los procesos ecológicos y evolutivos naturales para mantener la diversidad biológica.”    
  • “Garantizar la oferta de bienes y servicios ambientales esenciales para el bienestar humano.”
  • “Garantizar la permanencia del medio natural, o de alguno de sus componentes, como fundamento para el mantenimiento de la diversidad cultural del país y de la valoración social de la naturaleza.”​
El SIMAP asume el reto, y por tanto, en el valle de Aburrá, desde la promoción y dinamización de las áreas protegidas declaradas se apertura a la conservación, continuidad  de procesos de ecología urbana, promover la gobernanza y el mantenimiento del ecosistema desde su base natural, social y cultural, en corresponsabilidad con los demás actores e instrumentos que lo articulan.​​

>