• El Área Metropolitana del Valle de Aburrá lideró, en alianza con el Instituto de Estudios Urbanos de la Universidad Nacional, la formulación, por primera vez para la región, de esta norma general.
  • La formulación del PEMOT se fundamenta en tres propósitos: armonizar el territorio metropolitano y regional, aumentar la eficiencia territorial y promover el desarrollo de la sociedad.

Una de las principales funciones del Área Metropolitana del Valle de Aburrá es la de planear; hacer planes con los actores pertinentes, con diferentes alcances, sobre diversos temas y, en muchos casos, sirviendo también como instancia ejecutora o de control sobre lo descrito en los mismos planes. Planear, en todo caso, para que exista lo metropolitano, integrado y en condiciones de sostenibilidad.

El plan superior para cada área metropolitana es el Plan Integral de Desarrollo Metropolitano -PIDM. Para el Valle de Aburrá se han formulado dos de estos PIDM; el primero en 1985 y actualmente tenemos el Plan METROPOLI 2008-2020, adoptado por Acuerdo 040 de 2007.

Luego, en 2011, se expide la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial (Ley 1454) donde se incluyen dentro de los esquemas asociativos territoriales a las áreas metropolitanas y en 2013 se expide la Ley Orgánica de Área Metropolitanas (Ley 1625) que deroga la Ley 128 de 1994, hasta ese momento la Ley Orgánica que las regía. Allí se determina la obligatoriedad de los PEMOT con el objetivo de hacer realidad el espíritu asociativo que trae la Ley.

Por eso, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, en alianza con el Instituto de Estudios Urbanos de la Universidad Nacional de Colombia, desarrollaron el convenio que permitió, por primera vez, la formulación del Plan Estratégico Metropolitano de Ordenamiento Territorial – PEMOT – para el Valle de Aburrá.
​​
Así se hizo el primer PEMOT para el Valle de Aburrá
Este ejercicio de planificación, pionero con este nivel de especificidad en el país, elaboró un diagnóstico integral de las condiciones que afectan la sostenibilidad territorial, cuestiona de manera precisa y propositiva el modelo de ocupación del territorio, y formula medidas estratégicas a las principales afectaciones que tiene el territorio del Valle de Aburrá.

El Plan Estratégico Metropolitano de Ordenamiento Territorial, tuvo para su formulación la participación de los actores calificados de sectores competentes con los temas del ordenamiento territorial metropolitano: gabinetes municipales, concejos municipales, mesas y colectivos ambientales, concejos territoriales de planeación, medios alternativos de comunicación, academia, Gobernación de Antioquia, ANDI, Consejo Metropolitano de Planificación, personal directivo y profesional del Área Metropolitana.

Se desarrolló en un contexto multiescalar, contemplando la conexión de los siguientes alcances: la armonización con los POT locales de los 10 municipios, el plan departamental de ordenamiento territorial, las relaciones de interdependencia del Valle de Aburrá con otras escalas territoriales en temas como la estructura natural, la logística, los servicios públicos y la alimentación, entre otros con impacto de la relación interdepartamental y transnacional.

Contenidos en la formulación PEMOT.
El PEMOT es tan completo y complejo como la misma realidad del territorio. En su formulación se encuentran aspectos trascendentales para su sostenibilidad como:

a. Definición de la estrategia y el sistema para la gestión integral del agua.

b. Definición del sistema metropolitano de vías y transporte público urbano.

c. Definición del sistema de equipamientos metropolitanos.

d. Dimensionamiento y definición de la estrategia para la vivienda social y prioritaria en el ámbito metropolitano y los instrumentos para la gestión de suelo dirigida a este propósito.

e. Ordenamiento del suelo rural y suburbano.  
>