bosque-2.jpg​​​​
El cambio climático es uno de los retos más importantes que afronta la humanidad en la actualidad. La comunidad científica y un número creciente de grupos sociales, empresariales y políticos de diversos países, están convencidos que el cambio climático originado por las actividades antrópicas constituye uno de los mayores desafíos ambientales en las metas enfocadas al desarrollo sostenible.

La huella de carbono se puede definir como la cantidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos directa o indirectamente por un individuo, organización, evento o producto, la cual se puede calcular y compensar a través de diferentes programas, públicos o privados. Ésta es una de las formas más ​sencillas en las que se puede medir el impacto que deja una persona sobre el planeta, de acuerdo al nivel de consumo de recursos que utiliza en su diario vivir.

Los Pagos por Servicios Ambientales -PSA, son un sistema que entrega un incentivo económico a las personas que prestan servicios ambientales como conservar una cuenca hídrica o un bosque. De esta forma, el PSA transforma la lógica en la que se paga una compensación por contaminar, por una en la que se paga por preservar el medioambiente. En Colombia se expidió el Decreto 1007 de 2018 para reglamentar los componentes generales del incentivo de pago por servicios ambientales.

Para los 10 municipios metropolitanos, se creó BANCO2 Metropolitano del Valle de Aburrá, el cual es una estrategia que busca la compensación voluntaria de la huella ecológica o ambiental por parte de ciudadanos, empresas e instituciones asentadas en el Valle de Aburrá, con el fin de incentivar a los propietarios de predios en áreas de importancia ambiental y ecosistemas estratégicos (urbanos y rurales), para que continúen conservando y restaurando los bosques andinos, su biodiversidad y la prestación de servicios ambientales que garantizan la sostenibilidad regional.

A
dicional a esto, por medio de la campaña Medite en el Consumo, se sensibiliza constantemente a los habitantes de la región metropolitana para que realicen, como su nombre lo indica, la medición de su consumo en términos de huella de carbono, invitándolos no sólo a compensar en la plataforma BANCO2 Metropolitano, sino también a ser más conscientes de sus hábitos de consumo para así poder reducir el impacto que cada uno genera desde su cotidianidad.

Para compensar, la ciudadanía debe calcular su huella de carbono. Solo así se garantizará su compromiso en reducir sus niveles de consumo, sino también en el cuidado y la protección de los recursos naturales. Debe ingresar a www.banco2.com​ y seguir el proceso allí indicado para calcular su huella.​​
​​


>