Las Áreas Protegidas como estrategia de planificación del territorio exigen una suma de esfuerzos entre actores, instrumentos, recursos, voluntades y mecanismos que promuevan ejercicios de conservación para que estos ecosistemas sean sostenibles y mantengan su oferta de servicios ecosistémicos para el territorio metropolitano. 


La consolidación del Sistema Nacional de Áreas Protegidas -SINAP- que contiene el Sistema de Parques Nacionales Naturales, deberá buscar la forma de articularse con las diferentes zonas de protección local y regional que existan en el territorio nacional, con el fin de identificar las potencialidades ambientales de estos ecosistemas y comprender la forma de insertarlas en las economías y los mercados locales y regionales.

​​

>