En el marco del Convenio 158 de 2017 entre el Área Metropolitana del Valle de Aburrá – AMVA y la Corporación Unida Empresarial – CORPUEM, se propuso la elaboración de un diagnóstico socio ambiental que diera cuenta de los procesos anteriores en la dinamización de procesos educativo ambientales y de los primeros acercamientos en la gestión de recursos y esfuerzos para la sostenibilidad ambiental de las Áreas Protegidas en el contexto urbano del valle de Aburrá, teniendo en cuenta que para que los procesos logren fortalecer las cualidades ambientales del territorio y que permitan una vinculación estratégica y significativa de los sectores que lo componen (académico, empresarial, ciudadano e institucional, caracterización que se propone en el marco del Convenio 158) en ejercicios de conservación ambiental en el contexto urbano, siendo las áreas protegidas el principal espacio para esto, necesita de lecturas y análisis de la situación ambiental que presenta el territorio para que las propuestas y estrategias que se promuevan sean coherentes con las necesidades que éste presenta.  

De acuerdo con los anterior, el propósito de este ejercicio permitió el análisis de la estructura y dinámica del proceso de participación, organización y movilización de actores territoriales en torno a la consolidación de las Áreas Protegidas en el contexto urbano, como escenarios para la promoción de ejercicios de conservación de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos que requiere la región metropolitana del valle de Aburrá. El ejercicio para lograr el propósito de este diagnóstico socio ambiental, se soportó en lo siguiente:

  • Lectura y análisis de los sectores y actores del territorio metropolitano, comprendiendo su participación, organización, motivaciones e intereses que orientan las formas de apropiación por los ecosistemas estratégicos en el contexto urbano del valle de Aburrá y las apuestas ciudadanas, institucionales, empresariales y académicas por la conservación de estos espacios.
  • Identificación de motivaciones, intereses y nivel de injerencia de los sectores y actores territoriales en torno a la consolidación de las Áreas Protegidas en el contexto urbano como escenarios para la dinamización de procesos educativo-ambientales orientados a la promoción de la conservación de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos.
  • Análisis de instrumentos políticos en materia de planificación y ordenamiento ambiental del territorio, evidenciando falencias y potencialidades de articulación, contextuales, conceptuales y proyectivas que impactan en la conservación ambiental del territorio y los procesos educativo-ambientales para la transformación de pensar en el ciudadano y adopción de una cultura ambiental.
  • Construcción del mapa de actores territoriales que diera cuenta del sistema de relaciones que se tejen entre los diferentes sectores sociales y que determinara las necesidades de fortalecimiento técnico, así como las posibles articulaciones que aporten al fortalecimiento interinstitucional e intersectorial.

Para el desarrollo de estas actividades, se realizaron instrumentos con características particulares para cada sector territorial aplicado en reuniones y visitas in situ, la información obtenida se asentaba en un matriz de seguimiento de la cual se podía obtener gráficas de comportamiento con las que se hacían las lecturas e interpretaciones; además, en distintas actividades y reuniones que no se aplicaba el instrumento se levantaba información por medio de un diario de campo, insumos que aportaron al ejercicio perceptivo e interpretativo que se hacía frente a los intereses, motivaciones, necesidades y aportes que manifestaban los actores con referencia a la dinamización, conservación, administración y co-manejo de las Áreas Protegidas en el contexto urbano.

Este ejercicio investigativo y de marco referencial, aportó argumentos técnicos y estratégicos para la construcción del protocolo de administración y co-manejo que se pretende permita la generación de alianzas estratégicas entre el sector empresarial, institucional, académico y ciudadano, en aras de definir cómo se administra y cuál es el rol de cada actor frente al manejo de las Áreas Protegidas en el contexto urbano y otras estrategias de conservación; por ello, fue significativo la elaboración del diagnóstico socio ambiental, ya que permitió emprender una propuesta proyectiva que buscaba identificar las fortalezas de los actores valorados para evidenciar realidades, voluntades e intereses y así conocer la forma en cómo emprender las alianzas estratégicas en camino de cualificar, mejorar y potenciar los ejercicios de conservación urbanos en el territorio metropolitano.
>