asomadera.jpg  
​Llegar al Área de Recreación Urbana Cerro La Asomadera es encontrarse con un espacio alejado del ruido de la ciudad. Allí es posible adentrarse a lo profundo de la naturaleza, con un microclima particular producido por las guaduas, un ambiente tranquilo y un vivero y banco de germoplasma. Además, la panorámica es única; se puede tener una visión de la ciudad más amplia en el mirador y apreciar su riqueza natural.
De acuerdo al Sistema de Arbolado Urbano – SAU de Medellín, el Área de Recreación Urbana Cerro La Asomadera cuenta con 401 especies arbóreas, entre las que se destacan: el colorado, el espadero, el yarumo, el carete, la ceiba, la ceiba amarilla, el zurumbo, el coralito, la cabuya, el algodón de seda, el velero, el chagualo, el cascabelito, el drago, el mestizo, el cámbulo, el algarrobo, el búcaro, el guamo, el manzanillo, el cacho de venado y algunos árboles frutales como: la pomarrosa, el mango, el guayabo, el carambolo, el curubo, el zapote y el limón.
Se registran un total de 81 especies de avifauna como: Cathartes aura, Buteomagnirostris, falco sparverius, Columba livia, Elaeniaflavogaster, Tiaris olivácea. (Inventario de Avifauna. Sociedad Antioqueña de Ornitología - SAO. Año 2014). Además tiene un vivero convertido en un banco de germoplasma para la conservación de especies nativas y exóticas del territorio nacional y regional.
 

Objetos de conservación:

  • Conservar el bosque, perpetuando y generando hábitats para favorecer procesos ecológicos que son fundamentales en el contexto urbano y regional.
  • Conservaran los individuos representativos para los ecosistemas regionales como banco de germoplasma de especies nativas.
  • La Asomadera al ser considerado como corredor ecológico, fortalece la conectividad con otros ecosistemas como el corredor asociado a la quebrada Santa Elena y la conectividad con el suroriente del valle de Aburrá a través del corredor asociado a la quebrada La Poblada.
  • Conservar los flojos de entrada para ecosistemas dependientes.
  • La unidad paisajística de esta área ha llevado a que los habitantes aledaños la vean como un espacio propicio para la recreación pasiva donde se realizan acciones culturales y de conocimiento.

Objetivos de conservación:

  • Mantener la unidad paisajística del Cerro como área de alta significación recreativa, social y cultural para los habitantes del Valle de Aburrá, dada su singular belleza escénica y panorámica
  • Mantener la dinámica natural que ha surgido en medio de la transformación, perpetuando y generando hábitats para favorecer procesos ecológicos y propiciar la oferta de bienes y servicios ecosistémicos asociados a la regulación climática, espacios para la recreación y disfrute, barrera para la expansión urbana y fijación de gases de efecto invernadero
  • Bienes y servicios ambientales: Bienes y servicios ambientales: son las funciones de los ecosistemas que generan bienestar tanto al entorno como a las comunidades que lo rodean.

En la asomadera se ven reflejado en ser un espacio para la recreación, el disfrute y la apreciación social del paisaje, es una barrera de expansión urbana, es un espacio para la educación ambiental, regula el efecto climático, la erosión de suelos y las aguas subterráneas, siendo este un espacio de conectividad ecológica.
>