El futuro del Valle de Aburrá se planea, se controla y se materializa en el desarrollo de proyectos y obras que, con el énfasis metropolitano. Todas ellas son estrategias que cumple el Área Metropolitana como institución que representa los intereses de los 10 municipios que conforman esta subregión de Antioquia, pero además la existencia de la institución es un hecho que amerita la gestión constante con la ciudadanía para que conozca su existencia y haga uso de los derechos que tiene representados en ella y como habitante del territorio.

Al tener la institución un alcance con impacto en las comunidades con cada una de las acciones que adelanta en planificación, medio ambiente, movilidad y seguridad, la gestión social se convierte en un tema permanente que procura la inclusión y la interacción para complementar la información técnica a partir del conocimiento que acumulan las comunidades, y generar así confianza y vinculación efectiva de la comunidad con los proyectos que desarrolla el Área Metropolitana del Valle de Aburrá. 

Con el programa de Gestión Social, cada ciudadano conoce lo que está sucediendo en su entorno, aporta para su mejoramiento, cultiva el sentido de pertenencia, de movilización, participación ciudadana y de control social en la institución, sus planes, programas y proyectos.

Así se hace la gestión social

De manera general la metodología de intervención para la gestión social se divide en tres fases:

Primera fase: se elabora una compilación de la información social sobre las zonas que, de acuerdo con los planes metropolitanos, representan ejes, centralidades, obras o elementos estratégicos para el desarrollo metropolitano. En muchas ocasiones estas características comprometen más allá de las fronteras administrativas de una localidad por lo que la construcción de bases de datos y el mapa de actores de la comunidad representativa aborda dos o más municipios del Valle de Aburrá. En esta fase se comparte con la población, la información sobre los propósitos del Área Metropolitana, los diagnósticos estratégicos y las líneas de acción.

Segunda fase: se desarrollan actividades de construcción colectiva de proyectos comunitarios, de cultura y educación en temas ambientales, de movilidad, de convivencia ciudadana y de desarrollo y planificación territorial. En esta fase, se busca consolidar escenarios de información para la sistematización del proceso, y se fortalece a la comunidad con el apoyo pertinente de la entidad. 

Tercera fase: se consolida el proceso de interacción con la comunidad, por medio de actividades concertadas en relación con las líneas de trabajo del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, la retroalimentación necesaria y los acompañamientos pertinentes a cada uno de los territorios.

Gestión social en proyectos de infraestructura

La gestión social en proyectos de infraestructura posibilita la interacción participativa con los grupos poblacionales y sociales que hacen parte del radio de influencia de las obras de infraestructura que desarrolla el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y que tiene como propósito construir participación ciudadana, sensibilizar, informar, concientizar y generar la sostenibilidad de los proyectos en el antes (etapa de diseño), durante (desarrollo del proyecto) y después (posterior a la ejecución del proyecto).

Metodología de intervención

Primera etapa: consiste en la construcción colectiva de conocimiento con las poblaciones de influencia directa del proyecto, para la comprensión, identificación y empoderamiento en la comunidad y el cual desencadena procesos de comunicación entre los participantes y pone en evidencia diferentes tipos de saberes que se combinan para poder llegar a una imagen colectiva de los propósitos del proyecto en el territorio.

Este ejercicio permite el reconocimiento territorial del proyecto de infraestructura y con este una visión temporal y espacial de las relaciones sociales que se tejen, de tal manera que genera en los participantes la posibilidad de actuar con un mejor conocimiento sobre su realidad, estableciendo una relación entre la construcción del conocimiento y la acción social en el proyecto de infraestructura.

Segunda etapa: consiste en el acompañamiento técnico a la ejecución del proyecto de infraestructura para el desarrollo efectivo de las variables ambientales, sociales y de sostenibilidad del proyecto en relación directa con la comunidad.

Tercera etapa: es la etapa posterior a la ejecución, consiste en la medición, sistematización y socialización de los resultados acumulados de cobertura, focalización, eficacia, eficiencia, efectos, impacto y relación costo impacto entre otras variables.​

>