D_movilidad_sostenible.jpg
​​El término sostenibilidad empezó a acuñarse cuando con el transcurrir del Siglo XXI y el agotamiento de los recursos naturales, el ser humano se comenzó a cuestionar sobre el impacto de sus acciones sobre el entorno y cómo estas afectan a las generaciones actuales y futuras.

Cuando hablamos de sostenibilidad, estamos hablando de satisfacer las necesidades de los ciudadanos de manera que no afecten su entorno, el medio ambiente y el territorio que habitan. Por eso, vincular ese concepto a la movilidad es una de las grandes labores que realiza el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, para que los habitantes de los diez municipios que conforman la región asuman un papel activo por la transformación de sus desplazamientos y contribuir así a tener un mejor aire, economizar tiempo, dinero y mejorar la calidad de vida de todos. 
​​​
​La Movilidad Sostenible se representa con la pirámide invertida de la movilidad que establece la prioridad en inversión y equidad en los medios de transporte que usamos a diario y además plantea que medios son más costoso de acuerdo a la relación pasajeros y kilómetros transportados.

Cicloinfraestructura y ciclocaminabilidad 

El Área Metropolitana del Valle de Aburrá construye 120 kilómetros de cicloinfraestructura, acompañados de parques de calle, cicloparqueaderos y mejoramiento del espacio público para el disfrute de sus habitantes.​

Con la implementación de infraestructura segura e incluyente para la ciclocaminabilidad, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá integra los diez municipios y da a sus habitantes un territorio con espacios diseñados para las personas, por medio de intervenciones a la cicloinfraestructura existente y de la proyección de nuevos desarrollos. 

Expansión de EnCicla

Llegar a 150 estaciones en todo el territorio es el objetivo para el 2019 que nos hemos trazado con EnCicla, el primer programa de bicicletas públicas del país, llegando así a Barbosa, Girardota, Copacabana, Bello, Envigado, Itagüí, La Estrella y Caldas. Además, ampliaremos la cantidad de estaciones en Sabaneta y Medellín, ofreciendo así un servicio de movilidad limpia en todo el territorio metropolitano.

Al expandir el área de cobertura del Sistema de Bicicletas Públicas a todos los municipios y consolidar la red existente en Medellín como ciudad núcleo, se incrementará el número de viajes tanto en bicicleta pública como en bicicleta particular. Además, las nuevas estaciones consolidarán la bicicleta como otro de los componentes del Sistema Integrado de Transporte del Valle de Aburrá-SITVA. 

Fortalecemos el transporte público.


Capacitamos a las empresas de transporte público metropolitano para que adopten nuevas acciones en su quehacer diario, logrando así fortalecerlas administrativa, logística y humanamente. También vigilamos la modernización de sus flotas, para que los vehículos que adquieran cumplan con todos los parámetros necesarios para prestar un servicio de excelente calidad. 

Además, realizamos capacitaciones en ecoconducción para que los conductores aprendan a economizar combustible, gracias a pequeñas acciones que contribuyen a su vez a la disminución en la emisión de partículas contaminantes, para llegar a la reducción anual de 17.000 mil toneladas de CO2 en los vehículos de transporte público.
 
Con las medidas de fortalecimiento y modernización, el 60% de los buses de la región funcionan hoy con combustibles limpios (Euro 4). 

Integración del transporte público. 

La estrategia incluye la integración del transporte público por medio de la implementación de la Tarjeta Cívica como medio de pago en la flota de las rutas integradas del Valle de Aburrá, definiendo como meta llegar al 100% finalizando el  2018 
 
Cabe anotar que 924 vehículos de rutas integradas recaudan con Tarjeta Cívica (50% de la flota). Para 2019 se tiene como meta la implementación de la tarjeta Cívica en las rutas de transporte público colectivo en la región metropolitana.

Vehículos que usan energías alternativas

En el Área Metropolitana se vienen impulsando proyectos de energías alternativas en el transporte público, al Sistema Metro que es movilizado por electricidad, se han sumado buses a gas y eléctricos, tanto a sus rutas alimentadoras como de Metroplús.

Además, uno de los compromisos que EPM adquirió con el Valle de Aburrá fue habilitar cada vez más lugares de recarga de vehículos eléctricos, para así impulsar el ingreso de estos en la región y garantizar, con el uso de estas energías alternativas, la disminución de emisiones.

​​Mejora en los combustibles de la región. 

Hemos identificado la necesidad de mejorar y tener un combustible aún más limpio en la región, no sólo en cuanto al contenido de azufre sino en la optimización de otros parámetros que disminuyen las emisiones generadas en la combustión debido al desplazamiento vehicular; es por esto que el Área Metropolitana del Valle de Aburrá tiene acercamientos continuos con Ecopetrol con el fin de invitar a dicha institución a mantener el mejoramiento en la calidad de los combustibles que llegan al territorio para que se contribuya a mitigar el impacto de éstos en la problemática ambiental.

Adicionalmente, se ha extendido la necesidad al Gobierno Nacional de trabajar articuladamente para dar soluciones de impacto al tema en cuestión y por eso se ha creado una Mesa Permanente de la Calidad del Aire conformada por entidades como: Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Ministerio de Transporte, IDEAM, EPM y Ecopetrol, entre otras; en la cual se está adelantando un cronograma de trabajo para la implementación de medidas de impacto tanto a nivel local como nacional y que involucran además otras dependencias adicionales relacionadas con el tema.​
​​

 

​​
>