​​​redes-cooperacion.jpg
​​
Somos 10 municipios que conformamos el Valle de Aburrá -Barbosa, Copacabana, Girardota, Bello, Medellín, Itagüí, Sabaneta, Envigado, La Estrella y Caldas-, por el que circulan diariamente casi cuatro millones de personas. Su esquema asociativo denominado Área Metropolitana trabaja articuladamente en pro de su sostenibilidad, acordando planes estratégicos, programas y proyectos en temas ambientales, de movilidad, seguridad y convivencia, principalmente, con el desarrollo de obras que dinamicen el actuar de este territorio metropolitano con particularidades y aprendizajes en los asuntos mencionados que empiezan a llamar la atención en otras latitudes.  Los temas que trabaja el Área Metropolitana del Valle de Aburrá tienen, además de la importancia para el futuro de la región, una conexión fundamental con las realidades, conocimiento de problemáticas e iniciativas de solución en otras metrópolis del mundo. Por eso la cooperación es fundamental para la existencia de la región.


Globalizados

Cooperar y sumar aliados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible - ODS [enlace], las metas del desarrollo consensuadas y que tienen implicaciones con el territorio donde vivimos, exige trabajar en esquemas asociativos cada vez más formalizados y que tejan una red de acción que adquiere valor en el mundo frente a temas como la sostenibilidad, con sus determinantes e impactos en lo ambiental, económico y político.

El objetivo de tener una Subdirección de Cooperación y convenios en el Área Metropolitana es generar procesos de articulación de las acciones que contribuyan a soluciones de equidad social y territorial, brindando apoyo a los procesos de desarrollo de gestión de la institución y de los municipios por medio de procesos de soporte, cooperación y alianzas.

Los recursos de cooperación son limitados, sea por financiamiento de proyectos, becas, pasantías y convenios o por la elaboración de acuerdos de entendimiento, y están cada vez más priorizados con riguroso cuidado hacia comunidades a las que se beneficie pero que al mismo tiempo generen conocimiento para que cada acción de cooperación se sume a la sostenibilidad global.


Trabajar en red para acceder a nuevas redes


El esquema de trabajo en el Valle de Aburrá es precisamente un trabajo articulado, un modelo de red, que coopera gracias a la coordinación de una entidad como el Área Metropolitana del Valle de Aburrá que desde su constitución se modela e interviene desde el principio de integración y el hábito de conectarse en esfuerzos por el logro de objetivos comunes, en alianza no solo entre sector público sino con aliados entre la sociedad civil, la academia y empresa privada. Son fundamentales para el trabajo de cooperación del Área Metropolitana la participación de PROCOLOMBIA, la ACI, la Gobernación de Antioquia y las Cajas de Compensación y Universidades, entre otras entidades que tienen tradición en estos temas.

De igual manera la estabilidad en los temas de gobierno, confianza de la ciudadanía en sus gobernantes y los avances en temas vitales para el desarrollo son muestra de una sociedad que entiende y se responsabiliza ante los trabajos de cooperación. Por eso el apoyo de los 10 municipios aporta a una madurez institucional en el compromiso por encontrarse y trabajar eficientemente por los asuntos que tejen la realidad metropolitana, con respeto, confianza y equidad.  El trabajo de cooperación se realiza en cuatro grandes temas: ​
 
  1. Agenda internacional sobre los programas y proyectos estratégicos de tal manera que las personas que representan las entidades responsables de los temas metropolitanos (Área y los 10 municipios) puedan conectarse e intercambiar con las redes de conocimiento que ofrece esta agenda global. Aquí también se hace un permanente proceso de atención a las delegaciones internacionales que llegan a la región.

  2. Cooperación técnica y financiera, busca fuentes de cooperación, acompañamiento en la formulación de proyectos y postulación a convocatorias nacionales e internacionales. La cooperación técnica llega en términos de formación, intercambio, pasantías, cursos y becas, principalmente; la cooperación financiera se puede dar de manera reembolsable y no reembolsable; también incluye la ayuda humanitaria, alimentaria y la participación en premios y concursos.

  3. Convenios y acuerdos, entre 2016 y 2018 llegaron a cerca de 430 convenios y contratos administrativos suscritos y que permite, al mismo tiempo, la gestión de recursos para la región. Se destacan además los 25 memorandos de entendimiento firmados con entidades u organismos internacionales, nacionales, departamentales y municipales; los cuales fortalecen las relaciones de la Entidad.

  4. Fortalecimiento institucional.

El trabajo en cooperación tiene grandes beneficios:​

  • Articulación de sectores públicos y privados
  • Puesta en común de las estrategias exitosas
  • Transferencia de conocimiento
  • Desarrollos bilaterales y multilaterales
  • Contexto internacional más estable, pacífico y seguro​

>