CUIDA.jpg

​​​Vigías Ambientales CUIDÁ es un programa de voluntarios que participan en el monitoreo y control de las condiciones ambientales de su territorio, fundamentados en un proceso de educación y cultura ambiental con el fin de conocer, comprender y manejar su entorno de manera preventiva ante el riesgo de desastre. Los Vigías Ambientales CUIDÁ tienen presencia por grupos en el territorio metropolitano del Valle de Aburrá y cada grupo se identifica con el nombre del sector o barrio en el cual actúa.​

​Voluntarios que nos hacen conscientes

​Los CUIDÁ, como se les conoce en los barrios, tienen la misión de reconocer las condiciones ambientales de su territorio, con el fin de adelantar acciones de protección, prevención, recuperación y monitoreo de situaciones críticas que se presenten en su localidad. Además, trabajan para posicionar su trabajo voluntario como un liderazgo prioritario en el desarrollo ambiental inmediato y generar actividades que vinculen a los habitantes en el desarrollo de una conciencia ambiental sana.

Desde el año 2006, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá fortalece los Vigías Ambientales CUIDÁ, como parte fundamental de la Red Metropolitana de Gestión de Riesgo de Desastre que, de acuerdo con la Ley 1523 del 2012, instaura en el nivel local y regional sistemas para la gestión del riesgo de desastres.

 ​

Distribución actual de los grupos CUIDÁ en el Valle de Aburrá:​​

mapa-cuida.jpg

 

Actividades que desarrollan los grupos CUIDÁ

​Los grupos CUIDÁ cumplen la función de vigías de su entorno ambiental, están capacitados para prevenir y reducir el riesgo de desastres en sectores que presentan un alto grado de vulnerabilidad, algunas de las actividades desarrolladas de manera permanente son:

  • Identificación y reconocimiento de escenarios de riesgo a nivel comunitario y su articulación con los Consejos Municipales de Gestión del Riesgo (CMGRD), para la gestión ambiental institucional, y la adopción de acciones para la reducción del riesgo.​
  • Actividades lúdico – pedagógicas alrededor de acciones de monitoreo, siembras, reciclaje, convites en las huertas urbanas, recorridos por el territorio y del reciclaje, entre otras.
  • Articulación con los actores,  instituciones y comunidad en el área de influencia para la gestión integral del riesgo y la apropiación del territorio.​
  • Adopción de la estrategia para el fortalecimiento del monitoreo comunitario de variables hidroclimáticas por parte de los comités ambientales CUIDÁ y Consejo Municipal para la Gestión del Riesgo de Desastres (CMGRD).
  • Conocimiento del territorio y memoria histórica local para la apropiación de su entorno y levantamiento del mapa social, identificación de los orígenes de su barrio o vereda, antecedentes de emergencias, instituciones, industrias, entre otras, presentes en la localidad y su posible articulación para un trabajo coordinado con las Administraciones Municipales y actores ambientales; construcción de maqueta del territorio y mapas dinámicos.
  • Actualización de información cartográfica de las zonas de influencia de los CUIDÁ.​
Gracias al programa con los Vigías Ambientales CUIDÁ se ha conformado y fortalecido la Red Metropolitana de Gestión del Riesgo que opera durante los 365 días del año.​
 
​​
>