​​

  • Tras un mes de recuperación, osezno rescatado en Remedios, Antioquia, ha recuperado peso y algunas habilidades silvestres.

  • El ejemplar de oso andino de aproximadamente dos meses de edad fue rescatado el pasado 23 de diciembre en una finca en el municipio de Remedios, y era alimentado con agua de panela con leche.​
​Luego de ser rescatado en una finca del municipio de Remedios en diciembre de 2017, gracias a un equipo de biólogos y veterinarios del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, especialistas del Centro de Veterinaria y Zootecnia de la universidad CES y Corantioquia, el osezno reubicado en el Parque Zoológico Santa Fe, ha mostrado notorios avances en su recuperación y en los comportamientos propios de su especie que le han ayudado a fortalecer sus músculos y huesos.
 
El individuo de oso de anteojos continúa en cuarentena; durante este periodo se han realizado diferentes pruebas biológicas y exámenes  clínicos para determinar su estado de salud, descartando la presencia de enfermedades parasitarias, gastrointestinales e infecciosas.

En los examenes realizados se encontró que el animal tenía una anemia moderada, la cual fue detectada a tiempo, y actualmente es tratada con suplementos y multivitamínicos en la dieta instaurada.

Gracias a las atenciones prestadas por los profesionales que se encuentran a cargo de la evolución del animal, el osezno ha aumentado su peso en tres kilos; pesando actualmente alrededor de siete kilos.

La dieta continúa siendo líquida, principalmente con lactoreemplazadores que funcionan como  leche en polvo que se disuelven en agua y le proporcionan proteínas y grasas esenciales para su crecimiento; y se está explorando actualmente el suministro de dieta semisólida.

Con el fin de generar estrategias que garanticen un relacionamiento e identificación con individuos de su misma especie, cualquier tipo de contacto que tengan los profesionales que lo atienden debe ser a través de un disfraz de oso para disminuir su interacción con seres humanos.

Su desarrollo biológico y de comportamiento es monitoreado a través de cámaras durante el día y la noche, permitiendo observar una adecuada evolución; mayor habilidad para trepar y manipular ramas y bromelias, además de un notorio disfrute de inmersión en el agua; comportamientos que a su edad son normales en vida silvestre.

Corantioquia y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá reiteran el llamado a los ciudadanos para que se abstengan de capturar, domesticar o traficar animales silvestres. Estos al ser extraídos de su entorno natural, están en riesgo de sufrir mutilaciones, afecciones de la piel, escamas o mucosas, atrofias musculares, deformaciones esqueléticas o, en el peor de los casos, alteración de su comportamiento natural, lo que impide su recuperación definitiva y les quita el derecho a vivir en su hábitat.

Igualmente reiteran el llamado a la comunidad para denunciar los casos de comercialización y tráfico de especies silvestres en la línea gratuita 01 8000 41 22 30 o al 123.

Información para periodistas:

ÁREA METROPOLITANA DEL VALLE DE ABURRÁ
Laura Arias
Enlace de prensa
3856000 ext. 316
316 5220438

CORANTIOQUIA
Hernán Sánchez
Profesional de Prensa         
4938888 ext. 1216
3178591495​

​​

18.2k Seguidores