La Secretaria de Educación de Sabaneta comparte las claves y las estrategias que permiten que el municipio sea uno de los mejores del país en calidad educativa. La clave está en la inclusión como factor diferencial y transformador.

Sabaneta está trabajando por la humanización de la educación, porque entiende y sabe que es la educación el verdadero instrumento para transformar vidas. Para ello hay que incluir a las personas en el sistema educativo, sin importar sus edades, estratos ni condiciones físicas.

Tenemos un centro sicopedagógico donde hemos individualizado y caracterizado a los estudiantes que están en el sistema. Por ejemplo, el programa Caminando en Secundaria, que son jóvenes que estaban por fuera del sistema por diferentes motivos, pero que hemos recuperado. Son cerca de 110 personas que ahora encuentran en los colegios un motivo para recuperar sus sueños. Son chicos que les hemos quitado a las calles. En 2016, muchos de ellos ingresaron al sexto grado y ahora están terminando noveno, con aptitudes y competencias para poder desarrollar nuevos proyectos de vida. Lo más importante es que los resultados en la calidad educativa de Sabaneta se ven reflejados en los resultados en la calidad de las familias.

Con los adultos mayores también estamos trabajando y un grupo numeroso de personas de la tercera edad están en el Clei y estudian entre pares. Es un modelo diferencial, pero complementario con otras iniciativas que se desarrollan con otras instituciones educativas.

Las Olimpiadas del Conocimiento son la fiesta educativa más grande e importante que se realiza en el municipio. Todo el año se utiliza en su preparación y aunque solo gana uno, en todo el proceso participan no menos de 400 estudiantes.

Respecto del trabajo con las familias y los docentes, Sabaneta desarrolla escuela de padres bajo la coordinación de los directivos docentes y los profesores, porque hacemos una mirada integral a nuestro modelo de gestión educativa. Recuerdo que cuando comenzamos el programa Caminando en Secundaria, los jóvenes llegaban solos y nadie preguntaba por ellos. Ahora vienen con sus padres a recibir sus calificaciones y participan juntos en los distintos programas que tenemos para ellos.

En las Olimpiadas no participamos sin la presencia de los padres de familia, porque todos aprendemos de los procesos educativos. No van los profesores por un lado y los alumnos y sus padres por el otro.

Tenemos que seguir trabajando mucho más duro, porque ser buenos nos obliga a ser excelentes. No hay espacio para el retroceso. De ahí que sea el propio alcalde el que lidera toda la estrategia educativa y es el que nos motiva a todos a perseguir la excelencia educativa. A nosotros nos miden por los resultados cuantitativos, pero nuestra obligación es educar en valores y formar ciudadanos de bien, que transformen sus entornos y sus familias. A las Secretarías de Educación nos rigen unas instancias superiores, en este caso el Ministerio de Educación, pero nuestra misión educativa va más allá, y es así como formamos para el trabajo y brindamos oportunidades para que más jóvenes ingresen a la universidad.


18.2k Seguidores