​​​

Con el fin de adelantar acciones de restauración y conservación en ecosistemas estratégicos y áreas de importancia ambiental regional, tanto urbana como rural, fue presentada la estrategia BanCO2 Metropolitano del Valle de Aburrá.

El convenio que da vida a BanCO2 Metropolitano fue suscrito por el Área Metropolitana del Valle de Aburrá con la Corporación Masbosques, Helvetas Swiss Intercooperation y el Jardín Botánico Joaquín Antonio Uribe, y tiene como principal objetivo el manejo sostenible de ecosistemas estratégicos. También, valorar el rol que cumplen los bosques montañosos de los Andes en la adaptación y mitigación del cambio climático.

El acto estuvo presidido por el director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Eugenio Prieto Soto, y acompañado por los directores de Cornare, Carlos Mario Zuluaga Gómez; Corantioquia, Alejandro González Valencia; los alcaldes de Barbosa, Edison García Restrepo y Girardota, Yan Bladimir Jaramillo; directivos de la organización Corona, Bancolombia y Papelsa; y los primeros campesinos del Valle de Aburrá beneficiados con el programa.

En el lanzamiento de esta estrategia, el Director Eugenio Prieto agradeció, a los directores de Cornare, Corantioquia y CorpoUrabá por haberse unido al compromiso enorme de trabajar de forma mancomunada para acabar la distancia entre lo urbano y lo rural. “Nosotros no podemos seguir pensando lo ambiental de manera separada en el territorio, tiene que ser sistémico”, explicó al referirse a BanCO2: “no es un programa asistencialista, sino un pago, una compensación por servicios ambientales, porque sin zonas rurales no existiríamos”. Agregó, además, que “BanCO2 es una alternativa extraordinaria para avanzar en el cinturón verde metropolitano y ese cinturón, tanto en el cordón interno como en el externo, es el vínculo biológico y ecológico, entre esas zonas urbana y rural”.

Este esquema que trabaja por la protección del medio ambiente a través de la compensación económica a familias vinculadas, inicia para el Valle de Aburrá en las microcuencas de las quebradas La López en Barbosa y El Salado en Girardota, con la selección y priorización de ecosistemas y áreas de importancia ambiental regional (urbanas y rurales) y los actores donde se encuentran estos predios quienes serán beneficiarios con la estrategia. En el evento de lanzamiento de BanCO2 Metropolitano fueron compensadas cuatro familias campesinas cada una con valores que oscilan entre los dos y los diez millones de pesos anuales, de acuerdo con la cantidad de hectáreas protegidas por las familias.

Al respecto el Director del Área Metropolitana, Eugenio Prieto explicó que “las empresas aportan unos recursos al calcular la huella de carbono que producen, con ellos vamos a poder pagarles a los campesinos que viven en la zona rural y que tienen bosques para que los cuiden, para que no los talen, para que no los tumben y poder proteger el agua, el oxígeno  y proteger la flora y fauna silvestre”.

Cabe anotar que BanCO2 se ha venido extendiendo por diferentes zonas de Colombia, mostrando resultados muy alentadores para los diferentes actores que participan en el proyecto: ha vinculado cerca de 20 autoridades ambientales y beneficiado a más de mil familias campesinas, a través de las cuales es posible realizar acciones de protección y restauración de áreas con gran importancia ambiental tanto urbanas como rurales.

Así mismo con este proceso se han compensado casi tres millones de toneladas de CO2 y protegido trece mil hectáreas que salvaguardan la biodiversidad, los nacimientos de agua, humedales y muchos otros servicios ambientales de los que se benefician las diferentes comunidades. Al sumar las voluntades públicas y privadas, la implementación de BanCO2 Metropolitano del Valle de Aburrá, se convierte en uno de los puntos de partida que garantizarán servicios ambientales para las presentes y futuras generaciones.​



18.2k Seguidores