Desplazarse hacia arriba
Inicio de sesión
Skip Navigation LinksÁrea Metropolitana del Valle de Aburrá > Sala de Prensa > El Área Metropolitana del Valle de Aburrá medirá los límites del crecimiento de su territorio

El Área Metropolitana del Valle de Aburrá medirá los límites del crecimiento de su territorio
El Estudio Capacidades de soporte Urbano – Ambientales es desarrollado por el Centro de Estudios Urbanos y Ambientales – URBAM de la Universidad EAFIT.
Oficina Asesora de Comunicaciones | comunicaciones@metropol.gov.co | 07/06/2018

El Área Metropolitana del Valle de Aburrá medirá los límites del crecimiento de su territorio

 

 El Estudio Capacidades de soporte Urbano – Ambientales es desarrollado por el Centro de Estudios Urbanos y Ambientales – URBAM de la Universidad EAFIT.

  • El Área Metropolitana del Valle de Aburrá invirtió 1.133 millones de pesos en la implementación de este programa en la región.

  • El cálculo de las capacidades de soporte simula los múltiples escenarios para definir aquellos con mayor potencial en materia de sostenibilidad, estimando la oferta y la demanda de recursos naturales en el Valle de Aburrá, el estado de los mismos, los equipamientos, la infraestructura y las capacidades sociales, como la interacción con el entorno urbano.

 


  

 

El Área Metropolitana del Valle de Aburrá medirá sus capacidades de carga Urbano-Ambientales para conocer los límites de su crecimiento, entender los equilibrios y desequilibrios en la ocupación de los territorios y hacer planeación a escala regional.

 

Se trata de un estudio de ciencia y tecnología desarrollado por el Área Metropolitana del Valle de Aburrá con el Centro de Estudios Urbanos y Ambientales – Urbam de la Universidad EAFIT a través de DensUrbam, una herramienta pionera en el país que determina el número máximo de personas que pueden habitar un territorio sin comprometer la disponibilidad y acceso de recursos naturales.

 

El cálculo de las capacidades de soporte, en el que el Área Metropolitana invirtió 1.133 millones de pesos, simula los múltiples escenarios para definir aquellos con mayor potencial en materia de sostenibilidad, estimando la oferta y la demanda de recursos naturales en el Valle de Aburrá, el estado de los mismos, los equipamientos, la infraestructura y las capacidades sociales, como la interacción con el entorno urbano.

 

Los resultados del estudio permitirán identificar y calificar las problemáticas y fortalezas de cada municipio y del Valle de Aburrá, convirtiéndose en una herramienta aliada para las decisiones en cuanto a la planificación territorial. En este proceso están involucrados los despachos de Medio Ambiente, Movilidad, Educación, Cultura, Salud y Planeación de los municipios que conforman el Valle de Aburrá.

 

“Con el software de Urbam queremos modelar los escenarios hacia dónde vamos. Saber qué pasa si la población sigue creciendo, si se disminuyen las fuentes hídricas, si la tasa de vehículos sigue aumentando en las mismas condiciones de hoy, por ejemplo. Este instrumento complementa los planes territoriales sobre los cuales se toman hoy las decisiones”, afirmó el Director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Eugenio Prieto Soto.

 

El Director del Área Metropolitana agregó que Medellín y el Valle de Aburrá han sido pioneros en este tipo de análisis y diagnósticos. “Con este estudio queremos que la deliberación sea más asertiva para los municipios desde el acompañamiento metropolitano para tomar decisiones unificadas. Este trabajo le permitirá al Área Metropolitana gestionar ante cada territorio la convivencia y cómo debe ser su modelo de ocupación; cómo y dónde generar espacio público, y dónde implementar sus cargas. Un territorio que no mire el largo plazo, puede perder el rumbo en 10 o 15 años”, explicó.

 

Por su parte, Alejandro Echeverri, Director de Urbam EAFIT, señaló que Densurbam es un instrumento muy flexible y de gran utilidad para ciudades en vía de desarrollo “pues permite su aplicación a diversas escalas, desde problemáticas urbanas concentradas en un barrio relacionadas con gestión de recursos ambientales y sistemas naturales de biodiversidad hasta fenómenos en el ámbito metropolitano y regional”.

 

Los insumos para la estimación de Capacidades de Soporte Urbano-Ambientales son los estudios previos realizados por el Área Metropolitana del Valle de Aburrá como el Plan Integral de Gestión de Calidad del Aire - PIGECA, el Plan de Ordenación y Manejo de la Cuenca del Río Aburrá – POMCA y el Plan Estratégico Metropolitano de Ordenamiento Territorial – PEMOT, así como el diálogo constante con los municipios a través de entrevistas y de la activa participación de los equipos de planeación de cada municipio en los talleres de cocreación que contempla el estudio.

 

“Nuestro plan de gestión Territorios Integrados vela y fortalece la autonomía de los municipios y, a su vez, busca que el Área Metropolitana del Valle de Aburrá dé un paso histórico de pasar de ser una entidad netamente ejecutora en sus roles de autoridad a ser una entidad gestora”, concluyó Prieto Soto.

 

Talleres de co-creación

 

El segundo ciclo de encuentros de los equipos de planeación municipales iniciará el próximo 20 de junio y buscará la integración del conocimiento. En esta fase se realizará la estimación de Capacidades de Soporte Urbano–Ambientales para cada municipio, un proceso que, según la coordinación ambiental del estudio, es indispensable para la construcción de escenarios de crecimiento más equilibrados y sostenibles, ayuda a establecer prioridades de inversión y a construir planes que atiendan las necesidades más importantes, permitiendo un desarrollo mucho más armónico. El primer ciclo se realizó en marzo pasado con el taller “Reconociendo la historia. Población y capacidades”.

 

La importancia de medir los límites del territorio

 

Un ecosistema puede mantener su productividad, adaptabilidad y capacidad hasta un límite determinado y esto lo reconoce la constitución política de Colombia en artículos como el 80, que hace referencia a garantizar el desarrollo sostenible: “El Estado planificará el manejo y aprovechamiento de los recursos naturales, para garantizar su desarrollo sostenible, su conservación, restauración o sustitución. Además, deberá prevenir y controlar los factores de deterioro ambiental, imponer las sanciones legales y exigir la reparación de los daños causados. Así mismo, cooperará con otras naciones en la protección de los ecosistemas situados en las zonas fronterizas”.

 ​